Saltar al contenido
Meditación Gratis

5 técnicas y ejercicios Mindfulness para mejorar tu bienestar emocional

En la actualidad nos encontramos en un mundo muy cambiante donde además estamos invadidos por la tecnología que ocasiona que nuestros pensamientos y metas cambien de rumbo constante mente, impidiéndonos concentrarnos de la manera adecuada para afrontar nuestro día a día de manera más correcta y oportuna, lo que ocasiones que estemos siempre estresados, nerviosos y hasta ansiosos.

Si adaptamos un estilo de vida occidental, este nos mantendrá en una especie de trance durante todos nuestros días, que no nos permite poder darnos cuentas de todas las cosas que ocurren en nuestro interior y a nuestro alrededor. Lo que ovaciona que tomemos un rumbo de nuestras vidas que no nos permita de ternos siquiera un minuto a evaluarnos internamiento y a pensar en todas nuestras necesidades. Siempre apegándonos a las expectativas que a la realidad.

Debemos evitar vivir en modo automático

Cuando decidimos tomar un estilo de vida automático, donde solo nos dejemos llevar por la rutina nos puede parecer un estilo de vida muy cómodo a corto plazo. Y es que es muy fácil, dejar que el tiempo pase y no practicar con nuestra pareja o seres queridos sobre temas que sentimos. O simplemente, preferimos dejarnos llevar por este estilo de vida, en lugar de aceptar que las cosas no andan bien.

No obstante, este estilo de vida es muy perjudicial a largo plazo, ya que cuando nos tenemos que enfrentar a un gran problema como quédanos sin empleo, nos toca afrontar las consecuencias de forma más fuerte. Sumado a ello si vivimos a través de nuestras expectativas nos convertiremos en personas infelices.

Filosofía de vida Mindfulness

Mas allá de lo que se pueda conocer sobre esta práctica, que por lo general es resumida como un conjunto de técnicas que nos permite estar en el presente, se trata de una filosofía de vida que nos permite mantenernos conectados con nosotros mismos. Este nos ayuda a obtener una filosofía de auto-enfrentamiento con el fin de poder desarrollar nuestras fortalezas personales que nos ayude a autorregularnos y a conocernos aún más. Sin olvidar que se genera un mejor ambiente de bienestar.

Practicar Mindfulness todos los días

Existe un gran número de personas que tienen una vida muy estresada y agobiante, no cuentan con la capacidad de conseguir 5 minutos de su tiempo al día para poder conectarse consigo mismo. Sin embargo, dedicarnos 10 o 20 minutos al día a nosotros mismos no es mucho tiempo.

Es de suma importancia, mantener una diciplina en las practicas que se realicen independientemente de cuál sea para poder obtener beneficios. El Mindfulness tiene como fundamento incentivar la atención del momento, sin que nos juzguemos, acompañado de autocompasión hacia uno mismo y a los demás.

Los 5 mejores ejercicios del Mindfulness para nuestro bienestar

1- Mindfulness en un minuto

Este es uno de los principales ejercicios que debes emplear si está iniciando en el mundo del Mindfulness, el mismo funciona como inicio para el aprendizaje de la atención plena. Es recomendado iniciar con un tiempo de 1 minutos y a medida que avanzan los días aumentar hasta alcanzar los 20 minutos. Sumado a ello, al tratarse de un ejercicio de apneas de 1 minutos lo podrás poner en práctica en cualquier lugar y en cualquier momento.

2- Ejercicio de respiración

Este es el mejor ejercicio que se puede realizar para salir del piloto automático. Al realizar este método podremos conseguir que nuestra atención se centre en el momento, ocasionando que los pensamientos que fluían se detengan por un momento, además de también de los recuerdos, imágenes e ideas. De esta forma, podremos descargar la tensión que vamos acumulando de una manera muy practica y fácil.

Si deseamos llevar a cabo este ejercicio lo primero que deberemos hacer es centrarnos netamente en la respiración. Este ejercicio conta de realizar una respiración calmada, lenta y profunda por la nariz. una vez, logremos llenar nuestros pulmones de aire, soltaremos todo el mismo de forma intensa sin forzar la garganta por la boca. Si nuevamente nos distraemos, volveremos a repetir el proceso para liberar toda la tensión restante.

3- Desayuno Mindfulness

Al levantarnos por la mañana es automático la sensación de hambre. Pero como nos encontramos en piloto automático nuestra rutina siempre será levantarnos, ducharnos, vestirnos, comer, lavarnos los dientes y salir a trabajar, esto todos los días. Convirtiéndolo en una rutina que nos desgasta poco a poco mentalmente.

Pero puedes romper la monotonía practicando Mindfulness por las mañanas, únicamente necesitaremos de buscar un lugar cómodo y tranquilo, donde no escuchemos ningún tipo de ruido. Al momento de desayunar es de importancia que te centres únicamente en los olores y sabores, al igual que en las bebidas. De esta forma, podrás ver la diferencia al iniciar el día con una mente más clara.

4- Presta atención a los sonidos en el momento

El objetivo de este sonido es prestar atención a todos los sonidos que ocurren a nuestro alrededor. De esta forma, deberemos de tratar de escucharlos al momento, oírlos de la misma manera como suenan sin tratar de adivinarlos, identificarlos, jugarlos o pensar sobre ellos. No realices ningún esfuerzo para escuchar los sonidos, así alejaremos nuestra atención de percepciones fuera de ellos. Realizaremos este ejercicio hasta llegar al punto de que no exista nada que nos distraiga.

Ahora bien, en este punto es importante concentrarnos muy bien, ya que es obvio que al escuchar algún sonido se creen pensamientos o recuerdos y la idea es escucharlos de una manera no conceptual, ósea sin pensar, centrándonos en la experiencia.

5- Escanear nuestro cuerpo

El objetivo de este ejercicio es poder entrar en contacto con toda la experiencia que se encuentra dentro de nuestro cuerpo, captándolo tal y como es, sin colocar a un lado las sensaciones que nos sean desagradables y sin apegarnos a las que nos parecen agradables. También se le conoce a este tipo de ejercicio como un Barrido Corporal o Body Scan.

El método para poder realizar este ejercicio es muy simple, primeramente, deberemos asumir una postura erguida o tumbada, donde estemos cómodos y luego cerrar los ojos, centrarnos en nuestra reparación y realizar un recorrido sobre todo nuestro cuerpo. Se recomendó que este ejercicio sea guiado.